Iglesia Cristiana de Cary

La Presencia de Dios: Mas allá del Mito

Desde el principio cuando el hombre se vio delante de lo sobrenatural fue sorprendido y quedó en total admiración.
Moisés no podía entender como es que el arbusto estaba prendido en fuego pero no se consumía. Pedro después de experimentar en toda su vida de pescador el milagro de tantos peces atrapados en aquellas redes al punto de que su embarcación no podía contenerlos luego de una larga noche infructuosa, quedó preso del Maestro Jesús. Piensa en Tomás que vió a Jesús ser arrestado, juzgado y crucificado. Luego al tenerlo en frente de el hablándole, invitándole a tocar sus cicatrices cayó de rodillas impactado ante el milagro de la resurrección y le dijo: Mi Señor y mi Dios.

Lo sobrenatural responde específicamente a la presencia del único ser sobrenatural que irrumpe en lo natural y lo trastorna. La presencia de Dios causa estragos en nuestro mundo natural y finito. Lo superior entra a lo inferior y es precisamente eso algo sobrenatural. Lo divino toca lo humano, y es tan maravilloso lo que pasa es tan poderoso el sentimiento y lo que acontece en nuestras vidas, que casi no lo podemos explicar solamente lo podemos experimentar y vivirlo.

Ahora bien, como siempre a nosotros nos gusta robarnos el escenario y tratar de ser la figura central. Hoy en día, al igual que al principio del derramamiento del Espíritu de Dios sobre los hombres en el relato de Hechos de los Apóstoles, también hay gente que quieren producir o manufacturar lo sobrenatural. La creación de modelos y clichés a seguir para “entrar en la presencia de Dios” para obtener “la presencia de Dios”.

Por otra parte hay veces que categorizamos la presencia de Dios y le añadimos paradigmas y ritos que según nosotros deben ser parte de ese momento tan estrepitoso y monumental. Hemos caído en la trampa de lo sensorial y lo reducido al mundo de nuestros antojos emocionales. Nuestro mundo sentimental que quiere evitar lo consciente y lo verdaderamente trascendente, lo que produce cambios en la conducta y en nuestra manera diaria de vivir. Preferimos producir un encuentro que se quede en lo emocional y atraemos la atención hacia nosotros y nuestros modelos y nuestra “unción”.

Bueno, de que hablamos este día y cual es nuestra propuesta concreta. Mis amigos, la presencia de Dios está con nosotros a cada instante y la mano de Dios está presente en cada esquina del universo que El mismo ha creado. Lo que ocurre es que nosotros debemos ahora caminar con El, a su lado y todo el tiempo. Cada vez que le conocemos más y le escuchamos más a través de su Palabra leída en el texto de La Biblia, escuchada en la predicación del mismo texto, zuzurrada a nuestros oídos espirituales en el cuarto privado de la oración y de tantas otras maneras Dios quiere interrumpir nuestro pequeño mundo natural con la majestuosa aparición de su presencia sobrenatural, al estilo Moisés: “Cara a Cara”.

Mientras más camino recorremos junto a El en lo cotidiano más entenderemos que la presencia de Dios no es un mito, ni un modelo de culto, es una relación de cuerpo presente entre Creador y criatura, entre Padre e hijo, entre Salvador y rescatado. Después cuando venimos al lugar de encuentro donde Dios diseño que la comunidad de Fe se reúna para celebrar justamente SU PRESENCIA, su compañía, la fidelidad de sus promesas, el sacrificio de nuestro Señor Jesús, el perdón de nuestros pecados, es en esa reunión de los cristianos despreciada por muchos, relegada a un “si puedo voy” por otros, canjeada por otras actividades temporales, en esa reunión el mismo Dios que ha estado caminando diariamente con nosotros ahora se luce, se exhibe, se manifiesta y para eso no hay que hacer muchas cosas sino solo seguir lo que ya El ordenó y caminar por el camino que Jesucristo abrió a la misma presencia de Dios a través de su sangre derramada por nosotros.

Recuerden la carta a Los Hebreos:
“Así que, amados hermanos, podemos entrar con valentía en el Lugar Santísimo del cielo por causa de la sangre de Jesús. 20 Por su muerte,[f] Jesús abrió un nuevo camino —un camino que da vida— a través de la cortina al Lugar Santísimo. 21 Ya que tenemos un gran Sumo Sacerdote que gobierna la casa de Dios, 22 entremos directamente a la presencia de Dios con corazón sincero y con plena confianza en él. Pues nuestra conciencia culpable ha sido rociada con la sangre de Cristo a fin de purificarnos, y nuestro cuerpo ha sido lavado con agua pura. 23 Mantengámonos firmes sin titubear en la esperanza que afirmamos, porque se puede confiar en que Dios cumplirá su promesa. 24 Pensemos en maneras de motivarnos unos a otros a realizar actos de amor y buenas acciones. 25 Y no dejemos de congregarnos, como lo hacen algunos, sino animémonos unos a otros, sobre todo ahora que el día de su regreso se acerca”

Mis amigos La presencia de Dios es mucho más que gritos aunque podamos gritar. Es más que saltos y lágrimas aunque lloremos y saltemos. La presencia de Dios nos esprime el corazón y saca lo mejor de nosotros: ríos de agua viva que corren por todo nuestro ser. La presencia de Dios nos cambia, nos recuerda de que El está siempre a nuestro lado y que su gracia estará disponible cada día para nosotros.

¡Claro que sí! Lloremos, riamos y dejemos que el raudal del río de Dios toque las fibras más íntimas de nuestro ser. Nos emocionamos y somos liberados del temor y de todo complejo. Nos expresamos con libertad en su presencia al fin y al cabo estamos delante de nuestro Padre Celestial ¡wow!. Pero por favor: ¡Vayamos mas allá!

En la presencia de Dios hay plenitud de gozo y delicias a su diestra para siempre eso va más alla de la reunión del Domingo, eso es para todos los días. Dios quiere estar presente en tu vida diaria y que tu también seas parte de su vida diaria. Dios tiene planes de que nosotros seamos parte de sus actividades por toda la eternidad. Tiene cosas reservadas para nosotros que jamás nadie vió ni oyó ¿Te imaginas?

El Domingo vamos a la par de El a su lugar de reunión y una vez todos juntos alrededor de Dios, lo exaltamos, le agradecemos, lo celebramos, nos animamos y le escuchamos. Es tan maravilloso ver y experimentar la manifestación de la presencia de Dios en nuestras vidas. Tan asombroso ser parte de cuando Dios se sube las mangas y comienza a trabajar en nosotros. Es tan milagroso sentir y estar en medio de la alegría de Dios, el perdón de Dios, las bendiciones de Dios. Y qué nos hace pensar de que nosotros podemos manipular tal manifestación y luego desarrollar modelos y estructuras de “Gloria divina”.

Por favor no tratemos de construir un modelo para encajonar la presencia de Dios, pues todos nuestros modelos son humanos, limitados, naturales y finitos. Recuerden lo que dijimos al principio de nuestra reflexión la presencia de Dios responde a un Dios sobrenatural tocando lo natural, un Dios infinito habitando entre lo finito.
¿Podremos realmente encajonar a Dios en nuestros modelos y nuestros intentos de grandeza? Será mejor caminar a la par de El y simplemente disfrutar su compañía, su Presencia.

Solamente camina con El y ven entra a su presencia por ese camino maravilloso construído por nuestro sumo sacerdote y Señor eterno Cristo Jesús.

Comments are closed.

Venga y Visitenos !!!

Miércoles @ 7:30 pm
• Grupos de Conexión,
• Clases Música y Danza para niñas
Viernes @ 7:30 pm
• Ready4life (Ministerio de Jóvenes)
Domingos @ 11:00 AM
• Culto de Adoración
• Iglesia para niños, (Kids Connection)

Teléfono: (919) 879-8436

Contactenos
Tweet